<

perfil

BBienvenidos a mi blog! Lo que encontraréis aquí será principalmente la extensión de mi Instagram. ¡Ay Instagram! Lo que una inofensiva app puede llegar a crear… Y es que yo, comencé en esta red social primero porque me dedico a la Comunicación y al Marketing y tengo que estar al día con este mundo y, segundo, porque soy usuaria activa de redes sociales, porque me gustan, porque creo que son un canal gigante para llegar allá donde queramos, ya sea como personas, como marcas, como entidades u organizaciones… Porque en definitiva, nos conectan con el mundo exterior y eso no tiene precio.

Con el paso del tiempo y analizando un poco mi galería de imágenes, me di cuenta de que realmente tres cosas predominaban en mi Instagram, mi comida, el deporte y mi perro Pistacho! Algo estaba pasando y sin saber exactamente cuándo fue el punto de inflexión, me encontré siguiendo a un montón de perfiles de estilo de vida saludable y fitness de todo el mundo y compartiendo a una velocidad de vértigo cada invención saludable que salía de mi horno.

Un estilo de vida que defiendo a capa y espada

Podría comenzar a mencionar y no acabaría nunca, las cuentas que han sido y son fuente de inspiración para mi (Fit Happy Sisters, Sascha Fitness, Agusdandri, MIriamAlbero, Pau Inspirafit, The Beauty Mail…) y que me han ayudado a disfrutar de mi estilo de vida, a defenderlo allá donde voy a capa y espada Quizá no lo creáis, pero llevar un estilo de vida saludable por bandera a veces, en según qué entornos, no es fácil y es que, cuando algo se sale de la norma, cuando algo es diferente, llama la atención y paradójicamente, si algo he odiado toda mi vida ha sido eso, ser el centro de atención. Sin embargo, ir descubriendo día a día que cada vez somos más quienes disfrutamos de la comida y del deporte de manera limpia, sana, honesta y equilibrada me ha ido haciendo más fuerte y más feliz.

He pasado por diferentes fases a lo largo de toda mi vida, es cierto que desde que tengo uso de razón, bueno más bien desde que tenía ya autonomía para decidir qué comer y qué no, allá cuando tenía unos 14 años, ya comenzaba a descartar cualquier producto procesado, la típica bollería industrial que nos servía de merienda, postre y de entretenimiento sin más en la adolescencia. En ‘aquellos maravillosos años’ solo disfrutaba la comida chatarra en momentos puntuales, si tenía planes con amigos, reuniones en la universidad… Pero en mi día a día elegía comida real, recuerdo que preparaba unos súper sandwiches vegetales para mi y mis hermanos de chuparnos los dedos…

No siempre todo es un camino de rosas

Por supuesto que no todo es un camino de rosas, yo no soy un caso de admiración como los miles que vemos en Instagram en donde una foto con un ‘antes y después’, habiendo perdido 35 kilos por el camino, nos deja a todos perplejos. Yo soy una chica normal que en su día a día lo que más le satisface es elegir alimentos sanos para su dieta y ejercitar su cuerpo en el gimnasio para sentirlo fuerte y activo. Una chica que como muchas otras mujeres, empezó a experimentar cambios en su cuerpo cuando se desarrolló, bastante temprano, por cierto… Cambios lógicos, tu cuerpo se transforma de niña a mujer y cuesta adaptarse… Pero debido a mis infinitas inseguridades me llevó a ser muy cauta, cada vez más estricta con la alimentación y a comenzar a cuidarme con el deporte, aficionándome al Running. Pero el ser una chica insegura me llevó a un extremo, pasar de querer cuidarme a creer que lo saludable y la manera de conseguir un cuerpo cada vez más delgado era dejar de comer. Recuerdo perfectamente mis excusas, ‘yo soy pequeñita, yo no necesito comer a penas’… ‘Trabajo sentada…’. Gracias a Dios y gracias a mi familia, no sé ni cómo ni cuándo, abrí los ojos y decidí VIVIR. Bueno sí sé cómo, fue por la lucha insaciable de mis padres y hermanos y de la ayuda externa de una profesional que se convirtió en pilar fundamental de mi vida en aquella época gris que experimenté.

Algo delicado, un pozo sin fondo del que es casi imposible salir a no ser que te dejes ayudar, algo que te encierra en un mundo paralelo en donde solo vale tu opinión y tu punto de vista, un punto de vista muy distorsionado… Desde luego, miro atrás y ni era ese el aspecto físico que buscaba ni era esa la vida que quería llevar.

Practico una vida sana, libre de azúcares refinados, repleta de alimentos naturales que dan color a nuestros platos y plena de deporte para activar cuerpo y alma.

Año 2009

Año 2016

Tampoco es todo de color gris

Cuando uno se deja ayudar normalmente  todo va a mejor y ahora con esa etapa más que enterrada, durante todo este tiempo he descubierto cosas nuevas que me apasionan, por ejemplo he incorporado el entrenamiento de hipertrofia a mis rutinas y lo combino con running, circuitos metabólicos, clases de spinning… Y, sinceramente, pasadas tres horas desde que desayuné, si no puedo comer algo empiezo a ponerme de muy mal humor jjjaja, eso sí, prefiero alargar la espera que comer cualquier cosa, si no tengo a mano algo saludable (suelo ir siempre preparada), me espero a la hora de comer.

En esto soy afortunada con mi pareja, él cuando me conoció, me enseñó a disfrutar comiendo, me enseñó la importancia del desayuno y de hacer las principales comidas del día de forma adecuada; gracias a él descubrí el pan de centeno integral y desde entonces soy una apasionada de todos los cereales integrales y he descubierto un mundo ecológico lleno de posibilidades. 😀

Yo defiendo la nutrición del cuerpo, una alimentación que te dé energía, serenidad y que te deje afrontar las 24 horas del día de forma eficiente, nada que ver con las pesadas digestiones de las comidas copiosas que lo único que nos provocan es que queramos dormir una siesta de 4 horas.

Como podéis haber deducido, para mi es vital elegir aquello que va a formar parte de mi organismo y solo en momentos especiales incluyo productos cargados de azúcares simples y si está en mi mano, me encargo yo de llevar el postre y sorprendo con algo rico y cargado de nutrientes. 😉 Y es que acostumbrar al cuerpo y al paladar a los sabores reales de cada alimento, de una almendra ecológica, de un aguacate, de un salmón recién horneado… Sin nada más que su propio sabor, eso sí que es algo exquisito.

¿Por qué os lo cuento?

Si he decidido abrirme más en esta presentación y dar detalles de mi vida es porque, por suerte, en Instagram cada vez somos una comunidad más grande de personas que buscamos apoyarnos y compartir estilo de vida y estoy segura de que muchas tenéis las mismas inseguridades, habéis pasado por cosas parecidas… Y puede que para algunas una simple foto de mi desayuno os sirva de guía, de orientación para decidir qué es saludable o razonable para una comida. ¡Desde luego que yo no soy ejemplo de nada ni para nadie! Pero si en lo más mínimo, compartir un pedacito de mi día a día hace bien a alguien, ya está más que compensado el tiempo que le dedico a publicar y editar el blog.

Sigue conociéndome

En el apartado ‘diario’ de este blog iré dando opinión sobre algunos aspectos del mundo del fitness y de la alimentación, de cómo yo veo, comparto o no, según qué cosas que a diario se ven por las redes sociales y en Internet, siempre, como digo, desde mi punto de vista, desde lo que yo pretendo, una vida saludable que me aporte energía, salud, serenidad y felicidad, más allá de un cuerpo estético, ya que esto es solo consecuencia de todo lo anterior.

Gracias por llegar hasta aquí. 😉

SUSCRÍBETE A LA Newsletter DELICIOUS HEALTHY BITES

Suscríbete y recibe las actualizaciones en tu correo